(+34) 91 032 57 46 / (+34) 654 171 554 info@premiereactors.com

by Alex Masters via Flickr

Se oye de todo. Unos dicen que la tele engorda 3 kilos, otros opinan que 10.

Aunque no se trate de una cuestión muy importante, lo cierto es que es algo que escucharemos infinitas veces a lo largo de nuestra carrera artística y muy posiblemente nos pique la curiosidad por conocer el motivo. Al fin y al cabo, nos pasamos el día delante de las cámaras y queremos saber qué efecto producen en nosotros.

Ilusiones ópticas

No todas las cámaras son iguales. Dependiendo de la imagen que se desee conseguir en una producción o plano determinado, se utilizarán unas u otras con diferente longitud focal.

Por un lado, existen los teleobjetivos, que centran la atención en lo que importa debido a que poseen un menor ángulo de visión y el entorno del objeto queda desenfocado. En el extremo contrario, se encuentran los objetivos gran angular, cuyas lentes aumentan el ángulo visual, enfocan la mayoría de elementos de la imagen y se suelen utilizar para panorámicas y planos amplios.

Son las lentes angulares las que, al aumentar el ángulo visual, provocan distorsiones que generan un efecto barril.

Hemos creado un gráfico para que lo entiendas mejor:

Objetivos cámara - efecto barril

Como te puedes imaginar, dependiendo de dónde te sitúes, la imagen te distorsionará en mayor o menor medida: en el centro parecerás más alto y ancho, y en los extremos, más bajito y ancho.

Aunque en cine encontramos de todo, la televisión suele utilizar objetivos angulares porque aportan más versatilidad; abarcan todo el plató o set de rodaje y aseguran que todo quede enfocado se muevan por donde se muevan las cámaras.

De igual manera, las lentes que tenemos en nuestros teléfonos móviles también son angulares y producen este mismo efecto. ¡Seguro que has notado alguna vez que las personas que se encuentran en el centro la de una foto salen más favorecidas que las de los extremos!

Por otro lado, la luz también juega un papel fundamental en la fotogenia. Los focos y los flashes iluminan todas las facciones dejándolas sin sombras y las hace por tanto más planas anchas.

En resumen, si queremos recrear en dos dimensiones algo tridimensional, no podemos esperar ser reflejados de la misma manera que nos vemos ante el espejo. La estructura de las lentes y nuestro propio sistema visual nos hará percibir la realidad de modo diferente.

La próxima vez que veas a un famoso y pienses “¡Anda! Es más pequeñito de lo que yo pensaba”, ya sabes a qué es debido 😉

Si quieres dejarnos un comentario, no olvides escribirnos más abajo. Y si te ha gustado y quieres recibir nuestros nuevos artículos del blog por email, apúntate gratis a nuestra newsletter y entra a formar parte de nuestra comunidad de lectores. ¡Renuévate, aprende y que no se te escape ninguno de nuestros consejos semanales!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

error: Este contenido está protegido.